Los casos de avance no se limitan al coronavirus SARS-CoV-2. Las vacunas contra la influenza reducen el riesgo de enfermedad entre solo un 40% y un 60%.